mochilaAdemás de vestirnos de forma correcta y llevar el material de seguridad necesario, deberemos  utilizar una mochila adecuada, que sea cómoda (ya que vamos a pasar más de 10 horas con ella en nuestra espalda –horarios-) y que nos permita llevar todo lo necesario para ascender al Aneto.

De manera general, nuestra recomendación es que con una mochila de entre 35 y 45 litros será suficiente para este tipo de actividades de un día (o dos, pero con pernocta en refugio guardado).

¿Qué llevo en mi mochila al Aneto?

  • Ropa de abrigo: la ascensión al Aneto se realiza por terreno de alta montaña, los cambios meteorológicos pueden ser bruscos y, aunque sea verano, al amanecer hará frío. No tenemos que olvidar ropa de abrigo para el cuerpo y la cabeza, chubasquero y cortavientosvestirse-.
  • Piolet y crampones: para llegar a la cumbre, sea cual sea el itinerario elegido, deberemos de atravesar el glaciar del Aneto, y el piolet y los crampones serán herramientas fundamentales.
  • Agua y comida: subir al Aneto implica más de 10 horas de actividad física intensa y nuestro cuerpo necesitará reponer la energía y la hidratación perdida. Come cuando tengas hambre y bebe antes de notar sed, hacerlo en pequeñas cantidad muchas veces suele ser una buena opción.

E igualmente imprescindibles…

  • Para comunicarse: no olvides tu teléfono móvil en el coche o en casa: en caso de tener problemas o sufrir un retraso en el horario de la actividad lo necesitarás para dar aviso. Si además llevas idea de llevarlo conectado, añade sin lugar a dudas un cargador adicional, puesto que en las zonascon poca cobertura los teléfonos móviles suelen agotar la batería rápidamente. Consulta además las zonas de cobertura 2G de tu recorrido al Aneto.
  • Para orientarse: mapa, brújula y GPS. Un mapa topográfico nos servirá para localizarnos y saber dónde estamos. Uno a escala 1:25 000 será el más apropiada para poder identificar los recorridos por montaña. En la web de Montaña Segura puedes encontrar mapas con información muy útil para ascender al Aneto. La brújula te permitirá orientar de forma correcta el mapa, obtener rumbos sobre el mapa e incluso poder aproximar tu posición en caso de no saber dónde estás. El GPS (también el de tu smartphone) puede ser un buen compañero, ya que nos mostrará el recorrido y nos posicionará sobre un mapa. Será una buena herramienta para poder orientarse en días de niebla espesa o en condiciones de baja visibilidad (si se nos hace de noche), pero, como es tecnología, puede fallar, romperse o quedarse sin pilas, así que nunca te dejes el mapa de papel en casa.
  • Un pequeño botiquín de primeros auxilios nos permitirá paliar pequeñas dolencias que puedan aparecer en el transcurso de la actividad, como rozaduras o pequeños golpes. En cualquier caso, lo que no puede faltar en un botiquín de montaña es una manta térmica, con la que podremos mantener caliente a un accidentado mientras esperamos la llegada de los grupos de rescate.

 

Vestirse Piolet y Crampones