vestirse-montañero-equipo-ascension-aneto-grietaPara llegar a la cima del Aneto deberemos superar 1 500 metros de desnivel, fuertes pendientes, caos de bloques, hielo y nieve (ruta norteruta sur), así como fuertes oscilaciones térmicas o cambios meteorológicos bruscos. Por todo ello, resulta imprescindible vestirse de una forma adecuada, incluyendo en nuestro equipo el material necesario para protegernos de estas condiciones y poder así acometer el Aneto de manera segura.

 

EL CUERPO

La manera más eficiente de vestirse para afrontar actividades deportivas en alta montaña es utilizando el sistema de capas, es decir, varias capas con diferentes funciones que usaremos según la meteorología.

  • Primera capa: es la capa textil que estará en contacto con nuestra piel. El objetivo es mantener alejada la humedad (sudor) que genera nuestro cuerpo con del esfuerzo, además de ofrecer un secado rápido. Es recomendable que sea una capa sintética, no de algodón, ya que este se humedecerá en exceso, tardará a secarse y nos enfriará inevitablemente.

 

  • Segunda capa: con esta capa conseguimos retener el calor que genera nuestro cuerpo. En este grupo encontramos los forros polares, chalecos y abrigos, también de fibra.

 

  • Tercera capa: la misión de esta capa es protegernos del exterior, el viento y la lluvia pueden hacer ineficaces las dos capas anteriores si no nos protegemos bien. Impermeables y cortavientos son fundamentales en actividades de alta montaña; si no llevamos esta prenda puesta, debe ir seguro en la mochila.

 

Un abrigo de pluma puede ser una opción de gran utilidad debido a su alto poder calorífico y nos aportará gran confort cuando nos detengamos, así como abrigo en caso de emergencia. Consulta la cota de la ISO 0 en la previsión meteorológica y, de esta forma, podrás hacerte una idea del frío que vas a tener que pasar, y recuerda que en el Pirineo la primera nevada del otoño siempre suele caer en agosto.

El pantalón deberá ser un pantalón largo de montaña (sintético, cómodo y de secado rápido), puesto que, aunque sea verano, nos estaremos moviendo por terreno de alta montaña. Nos protegerá del frío del amanecer, de las quemaduras en caso de caída en el glaciar, del sol, de arañazos en la zona de caos de roca, etc.

 

CABEZA Y MANOS

Debemos incluir siempre en nuestro equipo un gorro (aunque sea fino) para evitar que perdamos calor por la cabeza, y también una gorra que nos proteja del sol. Unos guantes también nos serán muy útiles en caso de cambio de tiempo, así como en el momento de transitar por el glaciar sujetando el piolet en la mano. Recuerda que nos encontramos por encima de 3 000 metros y, aunque sea verano, hace frío.

 

EN LOS PIES

Calcetines lo suficientemente altos como para que nos protejan del roce de la caña de nuestras botas. Es buena idea llevar un par de repuesto en la mochila, así, en caso de excesiva sudoración o mala impermeabilización de la bota, siempre tendremos un par de calcetines secos.

En ningún caso deberemos intentar la ascensión al Aneto con zapatillas, aunque sean zapatillas de trekking. La totalidad de la ascensión discurre por terreno de alta montaña y parte de esta, sobre el glaciar del Aneto. Una zapatilla NO nos protegerá de torceduras ni de golpes contra piedras en el tobillo. Además, los crampones para alta montaña no se acoplan de manera segura a una zapatilla.

Descartada la zapatilla, deberemos decidir entre bota de suela flexible (bota de trekking) y bota de suela semirrígida (bota de alta montaña).

La bota flexible ofrece mayor transpiración del pie y comodidad, aunque a la vez suelen ser menos impermeables y de material más blando, por lo que un golpe de una piedra o, incluso, las mismas piedras al pisarlas las suele notar el pie. Su caña puede ser un poco más baja que la de la bota semirrígida, aunque protegen el tobillo.

La bota semirrígida ofrece mayor aislamiento del medio y también mayor estabilidad en terrenos exigentes y en trepadas, reduciendo ligeramente el confort, pero ganando en protección.

Independientemente del modelo por el que te decantes, nunca hay que olvidar que:

  • La suela tiene que estar en condiciones óptimas, conservando su dibujo.
  • Es conveniente que la bota tenga algún tratamiento impermeable.
  • Es muy importante que tu pie esté habituado a la bota antes de iniciar cualquier actividad de alta montaña larga y/o exigente: ¡no estrenes nunca botas el día que vayas a hacer ese tipo de recorridos!

 

Ruta norte

Ruta sur

Mochila