shadow
Gerardo Bielsa Aneto nevado

Foto de Gerado Bielsa el 5 de septiembre de 2015

Cada verano haya un día que los montañeros se ven sorprendidos porque está nevando en el Aneto en pleno mes de agosto. Y resulta igualmente habitual que cualquier día de septiembre pueda estar nevando incluso en cotas medias (2000m), y que esta nieve se mantenga ya unos pocos días y compliquen un poco más la ascensión al Aneto.

Planifica la ascensión con atención

Consultar la previsión meteorológica es imprescindible antes de ir a la montaña, asi estas situaciones nunca nos pillarán por sorpresa. AEMET montaña o sus modelos numéricos de temperatura y precipitación aportan la información que necesitas conocer, sin olvidar que son previsiones, no certezas.

A partir de septiembre se nota que las horas de luz disminuyen y el sol tiene una trayectoria menos vertical, lo que provoca que caliente menos y durante menos horas. Temperaturas cercanas o bajo cero por la noche pueden ser habituales tanto en el valle como en las cotas altas (si te interesa conocer la trayectoria del sol esta Web te puede interesar).

Recuerda que puedes consultar las Webcams de los refugios para observar las condiciones de la montaña. En el entorno del Aneto podemos consultar la del refugio de La Renclusa y la del refugio de Cap de Llauset. En esta Web encontrarás también otras informaciones de seguridad muy interesantes, como los últimos datos de precipitación, viento y temperaturas o el estado de las rutas más habituales.

Actúa con prudencia

Si una vez en el terreno observas que la montaña está nevada (y ello no debería ser una sorpresa ;-)) deberás tener en cuenta que estas «primeras nieves», a pesar de lo necesarias que son, suelen ser también muy incómodas y complican aún más la progresión en la ascensión: con uno o dos dedos de nieve las piedras se vuelven muy resbaladizas, pero si además el sol ha fundido un poco la nieve por la noche se dará el rehielo nocturno, por lo que todo se vuelve todavía más resbaladizo. Con 5 dedos de nieve muchos agujeros entre las piedras se tapan y caminar resulta especialmente engorroso, además de que te expones a un tropiezo tonto pero peligroso.

Aunque la ropa de abrigo por capas, guantes y gorro deben formar parte de nuestro equipo, en esta época puede llegar a resultar vital: la prensa nos sorprende en verano con noticias de rescates a personas con cuadro de hipotermia, e incluso con noticias de personas que pierden la vida por esa causa en nuestras montañas.

En septiembre estas nevadas pueden durar uno o dos días, en octubre durarán ya tres o cuatro, y finalmente llega el día en que la nevada que caiga ya no se va hasta el fin de la primavera siguiente. Es el ciclo natural y el glaciar lo necesita.

Refugio de La Renclusa el 9 de septiembre de 2017

Refugio de La Renclusa el 9 de septiembre de 2017

Gerardo Bielsa volando sobre el Aneto

Foto de Gerardo Bielsa el 13 de septiembre de 2017: se ha ido la nieve del día 9, sólo queda la que cayó sobre el glaciar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *