shadow

Nos acercamos al verano y en la montaña aun queda una cantidad importante de nieve. Las altas temperaturas actúan acelerando su fusión, modificándose la cota y la forma del manto nivoso cada día.

Los peligros del deshielo

Muchos de los puentes de nieve que se originan sobre los barrancos o las grietas del glaciar pierden espesor. Estas estructuras quedan debilitadas y pueden colapsar bajo nosotros. Para evitar atravesarlas y ponernos en peligro deberemos ser cautos a la hora de la elección del itinerario y realizar una adecuada lectura del terreno.

Hay que prestar especial atención a varios factores:

  • la presencia de cauces de deshielo bajo el manto de nieve.
  • zonas de contacto entre la roca y el manto nivoso donde son más propensos la generación de estos agujeros ocultos.

Además este brusco deshielo también favorece la caída de piedras. Después de las heladas del invierno muchas de las rocas se ven fragmentadas por los ciclos de hielo y deshielo. Con el aumento de las temperaturas estas rocas en equilibrio precario se humedecen, siendo más fácil que una de ellas se mueva y desencadene un desprendimiento.

Puedes consultar la altura de la cota de nieve mediante fotografías actuales que facilitan otros montañeros, consultando la webcam de la página web del refugio de La Renclusa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *